RECETA

INGREDIENTES

Para 4 personas

1 pack pinzas de jaiba Patagones Foods
½ tz Crema de leche
150 gr. Mantequilla fría
1 tz Cubos de hielo en agua
3 Limones amarillos
1 atadito Ciboullete
Sal de mar
Pimienta recién molida
Pan de campo tostado para acompañar

PREPARACIÓN

Descongelar las pinzas de jaiba de un día para otro en el refrigerador. Abrir el envase y retirarles el poco exceso de agua que puedan tener (reservarlo aparte). Reservar las pinzas a temperatura ambiente para servir con la salsa.

Antes de preparar la salsa tener todos los ingredientes disponibles y listos. En cuanto a la mantequilla, cortar en cubos medianos de 1 cm de grosor. Mantener en un recipiente con un poco de agua y hielo pare que no se peguen y sobre todo mantener la temperatura fría. Picar el ciboulette fino y cortar el limón en gajos.

Por otro lado, en una olla mediana, calentar la crema de leche y el agua restante de las pinzas y reducir a ¾ de su volumen .

Disponer las pinzas de jaiba en un recipiente bonito para presentar.

Hecho esto, preparar la salsa al momento para servir sobre las pinzas inmediatamente. Este es un paso muy sencillo pero cuidadoso. Sobre la crema reducida, mantener a fuego bajo. Empezar a incorporar muy de a pocos los cubos de mantequilla, sin dejar de mover con un cucharón. La idea es ir integrando lentamente, emulsionado la salsa de crema con la mantequilla y evitar que se corte. Si esto sucede tan solo agregue un cubito de hielo y siga moviendo de manera enérgica para ver cómo fácilmente todo se vuelve a integrar. Seguir hasta integrar toda la mantequilla. Seguir moviendo ya fuera del fuego. Condimentar con jugo de 1 limón, sal de mar y pimienta recién molida a gusto.

Con la salsa aún caliente, rociar sobre las pinzas. Esto puede realizarse como paso final en la mesa como detalle sorpresa y además para asegurarse de servirla a la temperatura correcta en el último momento. Cubrir completamente el recipiente de las pinzas con la salsa. Espolvorear el ciboulette picado por encima. Si te gustan las notas cítricas, puedes agregar un poquito de ralladura de limón al momento. Acompañar con un poco de pan de campo tostado para intercalar los bocados y untar con la salsa, además de los gajos de limón para exprimir sobre cada mordisco, si así lo deseas.

Esta salsa es muy versátil, puedes cambiar las hierbas como salvia o romero; también cítricos, hasta con naranja, para dar un perfil diferente según lo que se vaya a servir. Puede ser aromatizada también con licores o aceites aromáticos como, por ejemplo, aceite de trufa.

Cangrejos