¿Cuál es el origen del Sommelier?

El origen del trabajo de sommelier como tal se encuentra en la Edad Media. Y es que fue en el siglo XIV, concretamente en el año 1318, cuando el rey Felipe V apostó por contar en la corte con una figura como esa. ¿Qué misión tenía? Básicamente debía probar el vino que después iba a tomar el monarca para poder certificar que no estaba envenenado. Una función que, según los historiadores, se mantuvo hasta que se desencadenó la Revolución Francesa, en el año 1789.

 

¿Cuál es la diferencia entre un Sommelier y un Enólogo?

Es importante distinguir entre el sommelier y el enólogo. Mientras que el sommelier se orienta a la cata del vino para comprobar sus características y luego realizar recomendaciones, el enólogo es el técnico que se encarga de la dirección del proceso productivo. El enólogo, por lo tanto, es quien supervisa la producción, el almacenaje, el embotellado y la distribución del vino.

 

¿Cuál es la función de un Sommelier?

La función clásica del sommelier se encuentra en los grandes restaurantes, donde pueden elaborar la carta de vinos, dirigir la bodega y asesorar al cliente. El sommelier, en este sentido, es quien se encarga de sugerir el maridaje.

Por tanto, podemos establecer que la función principal que tiene todo sommelier es la de conseguir que los comensales que acuden a un restaurante puedan disfrutar de un perfecto maridaje, que queden encantados con los vinos que les han recomendado y que tengan claro que estos se adecuaban por completo a los platos que han tomado y a sus gustos.